Milán vive en el 900 una extraordinaria experiencia arquitectónica que acompaña los eventos históricos y culturales italianos. La vanguardia artística, la segunda guerra mundial, el nacimiento del diseño y de la moda, el boom económico, son acontecimientos siempre acompañados de una continua evolución de la arquitectura generando un inconfundible estilo Milán.

El retorno al orden de Piero Portaluppi e Giovanni Muzio aporto la base cultural para la posterior experiencia modernista de Milán cuyos protagonistas más significativos son Giò Ponti, Giuseppe Terragni, Mario Pagano e Piero Bottoni.

La segunda mitad del 900, es el periodo de la reconstrucción y de la expansión de Milán, experimentando una evolución del modernismo a través de la arquitectura de Luigi Moretti, Ignazio Gardella y del grupo BBPR (Belgiojoso, Banfi, Peressutti, Rogers), que conducen a la definición de un autentico y característico estilo de Milán, entre la continuidad y la innovación en la búsqueda expresiva y en el uso de la tecnología. Hijos de esta cultura  son las obras de Luigi Caccia Dominioni, del grupo Asnago & Vender, di Vico Magistretti y de los demás arquitectos que han participado en la aventura arquitectónica del Milán del “900”.

halfday.jpg

fullday.jpg